anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

                MISTERIO

Cuando estoy junto a ti, mi mirada en la tuya embebida,
Creo ver relampaguear el secreto más dulce de Dios,
Y pienso que quizás nuestra vida refleja otra vida,
Y nuestras voces son eco fiel de otras voces de amor.

Tal como eres, feliz, armoniosa y bendita como eres,
Recuerdo que otra vez, no se dónde, me amaste y te amé;
El suspiro que das, la palabra inmortal que profieres
Vibran como algún son que entre sueños oyera otra vez.

Antes de verte yo, algo tuyo he querido, he llorado,
Como un alba de ti confundida de mi alma en la luz;
Misteriosa intuición cual memoria de un bien ignorado:
Algo más que mi ser, ideal de otro yo, u otra .

Te apareciste a mí cual mi casta niñez de otra vida,
Y los brazos te abrí, y con triste delicia lloré...
¡Ah volviste a tu Adán! Mi Eva, mi hija, mi hermana perdida,
Pan de amor que hizo Dios de mi sangre amasando la miel!

Te amo, y en tanto amor imagino que me amo yo mismo;
Que sin ti no soy yo; que tú no eres misma sin mí:
En su inmensa virtud nuestro afecto es inmenso egoísmo;
De nuestro doble ser la unidad de los dos veo surgir.

Nos miramos tú y yo: no es mi faz y tu faz lo que vemos;
En mis ojos ves tú lo que entonce en tus ojos veo yo:
Una misma verdad que en un símbolo mismo leemos
Con un mutuo mirar refundido en un rayo creador

Inefable atracción a tu abismo mi abismo provoca,
Nuestra verdad se vio, ya se quiere gustar y palpar;
Ya en mi seno estás tú... ya en mi boca se estampa tu boca
Ya es nuestro corazón doble cráter de un mismo volcán.

Con suprema explosión de un querer y un poder infinito
Abrazados tú y yo cual dos llamas de pira voraz,
De la eterna unidad sorprendemos el nudo bendito:
Ya no hay hombre y mujer, torna el ángel del Cielo al umbral.

Alzan sublime voz dos abismos que han hecho un abismo,
Y rásgase entre luz en su fondo el Arcano de amor:
Y oigo, veo, palpo al fin que ambos somos no más que uno mismo,
Una imagen de Dios completada de pronto ante Dios.

La palabra mortal es mezquina, ridicula, oscura,
La verdad que está en dos, uno sólo no puede decir,
Mas, ven tú, ven a mí, tanto tiempo entrañada hermosura,
Y hazme ver otra vez lo que en vano explicar pretendí.

Bogotá, marzo 7: 1855.

autógrafo

Rafael Pombo


subir   poema aleatorio   Poesías Completas   siguiente / next   anterior / previous
Poesía Amorosa