anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        HASTA DONDE SE CALLE EL HAMBRE

No sé cómo ni cuándo nos encontrará la angustia sumergidos en la cara de este llanto. En ese rostro atormentado cobijado de niebla, en esa herida añeja con olor a vino y a especias. Cuando el puñal nos afile estos nombres que no se cansan de llamarnos, y el recuerdo ensordezca en el hielo cuajado en la memoria borrando de la mesa nuestros pasos.

¡No sé cómo fluirán las lágrimas en este charco sin perderse en laberintos mojados! Humedad de imágenes flotando entre las gotas de un río que amanece cada vez más  temprano.

¡No sé cuándo reventará esta noche tan larga! Con sus sillas de estrellas inflamadas de polvo y su estela naranja adormecida en el espacio.

¿Hasta dónde llegará este olvido “mantel” que me cubre los ojos y los trazos? ¡Si tan solo la noche dejara de morderme con su diente de perro y de andarme las heridas con su rastro cansado! Dime ¿Cuándo borraré la memoria?  y me arroje a las calderas de una sopa de arañas donde los bichos se coman esta heredad de nadie.

No sé si sacudir este infierno me dará sus frutos, o dejará entre mis piedras cicatrices de hambre. Las amebas de una noche impetuosa que no inmuta su rostro bebiendo del destello en el aire. Si vendrá el mal con sus ofrendas, a estrenarme la boca con su dádiva, o los gajos de esta sombra se pudrirán en mi frente sin que pueda alcanzarla.

Optaré por partirme en dos caras y saldar este golpe de monedas con balas de plata. Morder el polvo entre mis tripas, gruñir con el sol a mis espaldas. Una cara que corra hacia la espera, y otra que coma ansias. Allí donde el oído se calla como tumba  y el dolor gravita sin rugido en su panza. Donde sirvan libertad sin rédito, donde mueran las bocas parlanchinas como vacas flacas y el pellejo haga fiesta de tambores al cobijo de lágrimas.

Jael Uribe


subir   poema aleatorio   Jael Uribe   siguiente / next   anterior / previous