anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

    AGONÍA

Acostado pensó en la arena, en la tierra, en el lodo.
Cerró los ojos.
Pensó en su corazón
y oyó los latidos retumbando en sus oídos:
sintió como bombeaba sangre,
sangre que regaba su cerebro,
cerebro que le recordaba la arena, la tierra y el lodo.
Contó los latidos:
sesenta en un minuto ahora
y ochenta
y noventa en un minuto después.
Agitado abrió los ojos.
Se sentó al borde de la cama
y pensó en la arena,
en la tierra
y en el lodo.

Ochenta y volvió a acostarse
sólo para levantarse
de la punzada de dolor que le atravesó
del pecho al cuello, todo.

Se incorporó.

Quiso correr, pero en su mover
su dolor se aplacó.
Pulso noventa y poco ahora
y ochenta y setenta y algo después.

Volvió a su lecho, respiró.

Pensó en su respirar:
inspiró, espiró,
inspiró, espiró,
inspiró, espiró,
inspiró,
espiró.
Casi se durmió.
Cerró los ojos.

Ojos pesados como cubiertos de tierra
garganta raspada de arena
espacio espeso de lodo, todo.

Y recordó: inspiro, espiro,
inspiro, espiro,
inspiro, espiro. Si no inspiro y espiro
no respiro:
no debo dormirme.

Pero se durmió.
Y se olvidó de respirar:
noventa, ochenta, setenta y algo
sesenta, cincuenta ahora
cuarenta y treinta después.
Veinte, diez y menos y todo.

Cerebro de tierra, arena y lodo.

Frank Winter


subir   poema aleatorio   Frank Winter   siguiente / next   anterior / previous