anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

      LOS PIGMEOS MENTALES

Los pigmeos no están solo en África.
También hay pigmeos mentales en Europa y en todas partes.

El pigmeo mental se caracteriza
porque apenas entiende nada. Sólo lo que le conviene.
Si no le conviene, ya le puedes decir que existe el sol
porque te lo negarán rotundamente.

Los hombres pigmeos-mentales se caracterizan también
por su corazón pequeñito.
En él solo hay cabida para el odio y el temor.
Temen a todo y odian a todo lo que no sea el alpiste.
Con sus bocas pequeñitas comen como los pájaros
constantemente alpiste y se disfrazan con grandes plumas
hechas de telas elegantes, porque temen verse tal cual son,
pequeñitos. Se ponen coturnos elevados
y sombreros muy altos
y van rompiendo todos los espejos que encuentran a su paso
para no tropezar con la realidad.

Si se quitasen los sombreros, las plumas y los coturnos
tal vez el milagro del sol, al contacto con la piel,
mejoraría su raza: pero ellos temen a todo, aún al sol.

Adoran a un ídolo feísimo y pequeñísimo,
al que llaman ignorancia
y bailan la “danza del sol que más calienta”
con tambores repetitivos.
Siempre es la misma danza monótona.

Es muy curioso contemplar sus miradas
siempre llenas de ansiedad
y se esconden en tiendas hechas de papel de periódicos.

Deberían efectuarse viajes turísticos a todos los países
más civilizados para contemplar a los pigmeos-mentales,
una raza tan degenerada y pequeñita que en lugar de utilizar
el corazón para amar a los demás,
solo lo utilizan para temer a todos los demás.

Carlos Etxeba


subir   poema aleatorio   Carlos Etxeba   siguiente / next   anterior / previous


Queda prohibida la reproducción pública (total o parcial) de cualquiera de estas publicaciones por cualquier medio o procedimiento sin la previa autorización por escrito del autor. Para representar las obras se ruega comunicar a la Sociedad General de Autores de España (SGAE) Departamento Artes Escénicas. Número de asociado 37.019