anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

      SALVAJEMENTE JUNTOS

Recordar cómo hace un instante
estabas sobre la cama,
con tus delgadas líneas abrazándome,
con tus ganas y tu pudor esperando
compartir el placer de estar unidos en uno.
Escuchar tu suave mirada de deseo,
tu infinita juventud
ofreciéndose a mis manos,
para sentirme tu ángel protector
y ser simultáneamente tu amante secreto.
Imagino nuestras bocas abiertas,
fieras en acecho
hacia donde no hay cauce
ni lastre, ni nubes de prestigiosos oficios
que frenen el bálsamo de las palabras.
Allí donde la certeza se ahueca
y tensa la duda,
porque no todo se puede nombrar.
Porque no todo se puede callar.
Nuestra centelleante habitación de hotel
podrá olvidar las pulcras sábanas,
la tierna cabecera,
los delicados años de tu cuerpo
creciendo entre mis labios,
                  pero nunca negará nuestras palabras,
                                    nuestros gemidos, nuestras quimeras.
Sé que tus ilusiones querrán creerme un sueño,
sé que tu cuerpo querrá recordarme,
y mis años, mis pobres años,
nunca se recuperarán de haberte imaginado,
de haberte poseído tanto.
Con líneas desdibujadas
el lápiz de mis besos
dibujará siempre el contorno de tus fantasías,
donde oscilarán las sombras,
coloreando mi fondo con el tuyo,
creando un iris único, un horizonte vertical
en esa entrega total que somos tú y yo solos,
cuando nos miramos, cuando nos gozamos,
cuando nos amamos sin pudores falsos.
Permíteme tomarte, estrecharte, tenerte,
tocarte, poseerte, gozarte, derramarte,
con amor y con locura,
...sedante amor mío.
Aquella tarde quise que fuera al revés,
eras tu la que invitaba
a lo erógeno de tus zonas aledañas;
¡Había desiertos allá,
y en el Océano de tu cuerpo
ignoramos el dolor vacío y roto
supliéndolo por tanto deseo aplazado!
Te invito a beber hasta embriagarnos juntos,
pero nosotros seremos la bebida,
Quiero que calmes tu sed en mi cuerpo,
en mi músculo más vulnerable.
Yo seguiré tus señas
para bajar a esa copa
de sombras y de fantasías.
Practicaremos para estar invertidos suavemente,
para que esa lengua siga recorriéndome
con placer desmedido.
         
Que la lava solo conozca el descenso
bajando al valle del placer,
un horizonte abierto estará ahí presente;
extremidades de pájaro por invitación mutua.
Un orgásmico haz de luz hará el sol
al pasar por el autorrelieve de la sensación recíproca.
Podremos despertar sorprendidos
pero estaremos con mucha más sed que ayer.
Que ese tronco y ese pétalo
sean un sustantivo indefinido exponencial,
¿Qué más podría pedirte?
solo otro dulce y el postre
de tu cuerpo por invitación.
¿Querrás mañana besar las palmas de mis manos,
pliegues, codos y articulaciones otra vez?
Tan bello tu sexo que se complementa;
que se atreve a desafiar toda poesía.
Me intentan convencer de que lo que no duele,
lo que no nace desde dentro, lo que no alimenta,
irremediablemente sucumbirá,
¡Y yo no soy aquí, quien para descifrarlo,
mucho menos asumirlo!
Yo, esta mañana, te confieso algo...
Solo quiero sucumbir a tu aliento,
a tus besos y al inextinguible sentido
que irradia del centro de los dos,
al estar enlazados, unidos, complementados.
Te propongo algo,
quiero que se olviden reglas,
prejuicios y tabúes de los tiempos.
Te invito a la orgía de la comprensión,
a la salvación que creías imposible.
Que nuestros sentidos
sean maleducados pero sensuales,
que ondulen y perviertan;
que den y quiten obsequiando,
que suban y bajen,
que entren y salgan,
para que vuelvan a renacer los deseos.
Aprovechemos cada quién de cada cual;
complementemos al placer y a la mirada,
pero inexorablemente uno dentro del otro,
salvajemente juntos.

Gómez Palacio, 15 de mayo de 2004

Bernardo Bersabé


subir   poema aleatorio   Bernardo Bersabé   siguiente / next   anterior / previous