anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

          UN CUENTO

        Mientras la tersa luna
        Del espejo armonioso
        Reproduce una a una
        En sin igual conjunto
Las ricas gracias de tu rostro hermoso,
        Quieres que el raro asunto
        De un cuento entretenido
Distraiga tu indolente pensamiento.
        Pues bien: sólo te pido
Que en tanto que tu vista se recrea
En el cristal por tu hermosura herido,
Me dejes meditar sólo un momento.

        ¡Un cuento quieres!... sea.
Te voy a complacer... Vaya de cuento.
        Cuéntase que en la orilla
        De un arroyo sereno,
        Que al prado maravilla
        Y hace que el valle ameno
        Las márgenes alfombre,
Por donde paso su corriente halla;
        Se abrió al viento suave
        Una flor cuyo nombre
        La crónica se calla,
Probablemente porque no lo sabe.

        Mas dice y asegura
        Que era mucho el encanto
        De su rara hermosura;
        Que al sol de la mañana
Desplegaba gentil en rico manto
La ufana pompa de sus hojas bellas
        De nácar y de grana,
        Para mostrar en ellas
        La delicada tinta,
        Los pálidos colores
        Con que el otoño pinta
Sus dulces frutos y sus frescas flores.

        Corre a sus pies ligera
        La onda fugitiva,
        Trazando lisonjera,
        Con gracia encantadora,
        En el cristal brillante
La limpia imagen de la flor altiva;
        Mas en el mismo instante
        Ella se ve y se adora,
La vanidad de su hermosura siente
        Ante la gracia suma
De aquella imagen que el cristal le fragua,
Y ansiosa inclina la risueña frente;
        Pero al besar la espuma
        Que salta sobre el agua
        Cuando más afanosa
        Sobre el tallo se inclina,
De su propia hermosura codiciosa,
        Con ímpetu impaciente,
        Con furia repentina
Arrebató sus hojas la corriente.

        Tú, luz de mi alegría,
Casta belleza en cuyos ojos arde
La claridad con que ilumina el día
        Las sombras de la tarde;
Si la hermosura tu pasión provoca;
Si buscas en la luz de tu reflejo
        Satisfacción tan loca,
Contémplate, mi bien, en este espejo.

autógrafo

José Selgas y Carrasco


subir   poema aleatorio   Flores y espinas   siguiente / next   anterior / previous