anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        LA ENREDADERA

Crece al pie de la ventana
De Luz, la hermosa aldeana,
Una hermosa enredadera,
Que mece dulce y ligera
El aura mansa de abril.
   Entre sus ramos frondosos,
Verdes, brillantes, pomposos,
Muestra blancas y amarillas
Perfumadas campanillas
La enredadera gentil.

   Y ciñen sus frescos brazos
En voluptuosos lazos
Las ramas que besa el viento
Del álamo macilento,
Que le dio sombra al nacer:
   Trepa por ellas altiva
Y las oprime lasciva,
Hasta descansar ufana
En la graciosa ventana
Con delicioso placer.

   Muestra la flor cada día
Más lujosa gallardía,
Más espléndida riqueza
Más delicada belleza,
Y más vida, y más amor.
   Y sus hojas de esmeraldas
Forman ligeras guirnaldas
Y brillan como un tesoro
Flores de nácar y de oro
Sobre el fecundo verdor.

   Apoyada en su ventana
La cariñosa aldeana,
Ve la rica enredadera
Trepar altiva y ligera,
Brillar pomposa y crecer;
   Y por los ramos tendidos
Vagan sus ojos perdidos;
Y como la planta bella,
Siente la hermosa doncella
Indefinible placer.

   Con inocente delicia
Besa dulce y acaricia
La rama fresca y lozana
Que dibuja en su ventana
Maravilloso festón;
   Y no sabe la doncella
Porqué al ver la planta bella
Y al acariciarla tanto,
Siente un misterioso encanto
Brotar en su corazón.

   Y le dice:--«Dulce planta,
¿Por qué tu verdor me encanta?
¿Por qué al mirarte suspiro?
¿Por qué, flor, si no te miro
No siento tanto placer?»
   Y la flor, maravillosa
Por lo fresca y por lo hermosa,
Le contesta dulcemente:
--«Porque es, como yo, inocente
Tu corazón de mujer».

   Y apenas nace la aurora,
La doncella encantadora
Abre su casta ventana,
Y ve pasar la mañana
Acariciando a la flor.
   Su gala fecunda admira;
Admirándola suspira;
Suspirando la bendice...
Y la hermosa flor le dice:
--«Yo soy tu primer amor».

Noviembre, 1849

autógrafo

José Selgas y Carrasco


subir   poema aleatorio   La primavera   siguiente / next   anterior / previous