anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

    MURMULLO EN LA ESCUELA NEOPLATÓNICA

Un cuidado amoroso se ambiciona
—vosotros, que sois jóvenes, atentos—
en noches como esta de vino y de alegría.
Si sabéis tener en el pecado
la sola recompensa a vuestros triunfos
—y usuales derrotas— en aquello que llaman
seducción —y escritura—, vendrá sabiduría
a la caverna oscura de las almas.
Si, al contrario, la gratitud os vence,
haciéndoos estables amadores
de un solo cuerpo hermoso,
acaso hayáis perdido
cuanto el amor requiere —y el poema requiere—
de intriga y de secreto.
Empezad vosotros, que aún sois puros y alegres,
a dejar vuestra vida narrada en claros versos;
en vano lo intenté cuando la edad tenía
de vuestra piel dorada; en vano pretendí
adecuar el deseo a palabras y ritmos.
Pero vosotros, sabiendo merecer cuanto tengáis,
hallaréis lo justo que explique vuestra angustia,
vuestra tristeza leve o vuestro júbilo.

Comiencen con lamentos los jóvenes poemas:
«En el arte del odio, malherida
por todo cuanto amé, la vida vana»,
sabrá el lector así ver corazones blancos
detrás de ese teatro de inexpertos actores.
Cuidad de todo amor y todo verso:
prestadles adoración y luego olvido.
Gastad esa moneda, la juventud.
Y que el tiempo, que huye, os sea generoso.

autógrafo
Felipe Benítez Reyes


subir   poema aleatorio   Paraíso manuscrito (1982)   siguiente / next   anterior / previous