anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        LA PLEGARIA DE LA ROCA ESTÉRIL

Señor, yo soy apenas una roca desnuda
que azota el viento y quema el sol;
la nube, cuando pasa, de lejos me saluda
y tiende el ala a otra región.

Soy en la cumbre signo
de un esperar eterno,
vuelvo los ojos al zafir
y entre lluvias de agosto
y ráfagas de invierno
no hay primavera para mí.

Ignoro los follajes;
yo nunca de la fuente
tuve la límpida canción,
ni musgos fraternales
que brindar a la frente
de fatigado viajador.

Yo soy como un espectro
que se alzara insepulto,
ángel proscrito de un edén;
en el fondo del alma un afán oculto,
en las entrañas, vieja sed.

Tengo mi planta inmóvil
hundida en la montaña
y una esperanza en el azur,
y me ignoran los hombres,
y nadie me acompaña
en estas cárceles de luz.

Señor, ya que no tengo ni musgo florecido
ni un arroyuelo bullidor
haz que en mis abras forjen
las águilas su nido
y hagan su tálamo de amor.

Mas si ha de ser forzoso
que me aparte del mundo
y del concierto universal,
hazme símbolo eterno,
inmutable y profundo
de la más alta soledad.



Enrique González Martínez


subir   poema aleatorio   El libro de la fuerza, la bondad y el ensueño (1917)   siguiente / next   anterior / previous
inglés Translation by John Pierrepont Rice